lunes, 30 de marzo de 2009

Descolocar palabras,
poner en pie la piedra desolada.
La noche estaba incómoda,
un frío regresaba por la espalda si decía
invierno es un color
de flores de metaqcrilato.

La tierra es la cintura
del hombre arrodillado.

Verdad desenfocada, espejos rotos, lentes correctoras.
Solo las piedras dicen la verdad
mientras naufragan en el aire
buscando brechas donde decidirse.

Vivir en este tiempo
de parques
cerrados.

Tampoco quedas tú.